El líder del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps respaldó la estrategia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en el combate al robo de combustible, a pesar de que ha afectado el abasto de gasolina y diésel en la Ciudad de México y otros estados del país por el cierre de ductos.

“El sindicato petrolero se solidariza con el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en su valiente lucha contra la corrupción en Pemex y se suma a los esfuerzos de su gobierno para terminar con la CORRUPCIÓN e impulsar un nuevo modelo de eficiencia, transparencia y honestidad...”, se lee en el desplegado difundido este miércoles.

El secretario general del sindicato asegura que “Sí hay gasolina y diésel en México” y que “se está limpiando el modelo de suministro”, lo que afecta temporalmente al consumidor, lo que calificó como un “costo pequeño para transformar Pemex”.

Asegura que el gobierno está haciendo lo correcto y que el Sindicato ayuda al cambio.

OjO AQUÍ: ¿Por qué hay desabasto de gasolina en México?

El presidente López Obrador respondió en su conferencia matutina que el comunicado lo ve bien e hizo un llamado a los trabajadores de Pemex a apoyar el combate al robo de combustible.

“Acerca de ese comunicado del sindicato, lo veo bien. Y aprovecho para llamar a todos los trabajadores petroleros, sindicalizados o transitorios, para que nos ayuden, como lo han hecho siempre, que nos apoyen”, dijo este miércoles.

“El transporte de combustible en un porcentaje considerable lo hacen trabajadores sindicalizados, que nos ayuden, que nos apliquemos todos a apoyar en esta circunstancia”, agregó.

Cuando AMLO dio a conocer el robo millonario de gasolina a Pemex con el desvío de hasta mil 600 pipas al día, aseguró que había zonas a las que personal del sindicato no daban acceso a la empresa, pero descartó mencionar si había redes de robo con la participación del sindicato.

OjO AQUÍ: El ejército toma control de instalaciones de Pemex ante robo millonario de combustible

Parte de su estrategia implica que el ejército y la marina han tomado el control o supervisan 58 instalaciones de Pemex en más de la mitad del país.