Andrés Manuel López Obrador, virtual ganador de la elección presidencial, aseguró que aquel que sea corrupto será castigado, sin importar si son compañeros de lucha, amigos o familiares.

“Sobre aviso no hay engaño, el que sea será castigado, incluyo a compañeros de lucha, a los amigos y a los familiares. Un buen juez por la casa empieza”.

Andrés Manuel López Obrador

Alrededor de las 11:15 de la noche, luego de que el INE anunció que Andrés Manuel se encontraba a la cabeza del conteo rápido con un 53% del rango de votación, el morenista se dirigió a los mexicanos desde el Hotel Hilton, ubicado en el centro de la Ciudad de México.

En su discurso, el tabasqueño prometió "gobernar con rectitud y justicia" y aseguró que no le fallará al pueblo mexicano.

“La transformación consistirá básicamente en desterrar la corrupción de nuestro país. El pueblo de México es heredero de grandes civilizaciones y por ello es inteligente, honrado y trabajador”.

AMLO

Además, el morenista señaló que en México habrá libertad empresarial, de expresión y de asociación y, dijo, será respetuoso de las instituciones.

Andrés Manuel también hizo un llamado de reconciliación a los mexicanos y reconoció a sus contrincantes por aceptar su ventaja en la contienda e incluso aplaudió al presidente Enrique Peña Nieto, quien minutos de la conferencia de Obrador, aseguró que los resultados eran favorables para el morenista.

“Llamo a todos los mexicanos a la reconciliación y a poner por encima de los intereses personales por legítimos que sean, el interés superior, el interés general”.

AMLO

El candidato ganador de las elecciones presidenciales adelantó la implementación de un mando único en materia de seguridad.

Con respecto a los asuntos internacionales, dijo que buscará una relación de amistad y cooperación para el desarrollo con Estados Unidos.

Además, agradeció las felicitaciones que recibió de varios jefes de Estado de distintos países.

Hizo una mención especial al reconocimiento de su triunfo por parte de Enrique Peña Nieto, trato que fue muy diferente, dijo, del que recibió de los presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón en 2006 y 2012.