La decisión sobre qué pasará con el nuevo aeropuerto se tomará a través de una consulta vinculatoria, la cual se realizará la última semana de octubre y en la que podrán participar todos los ciudadanos, así lo informó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, la mañana de este 17 de agosto.

En una conferencia, este viernes se presentó un resumen del dictamen técnico sobre las dos opciones que hay en el tema: continuar la construcción del nuevo aeropuerto en los terrenos del antiguo lago de Texcoco o conservar el actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez y habilitar dos pistas en la base militar de Santa Lucía.

El resumen contiene un análisis de ventajas y desventajas de ambos proyectos y fue realizado por miembros de su equipo de transición y futuros integrantes de gabinete: Javier Jiménez Espriú, Alfonso Romo Garza, Carlos Manuel Urzúa Macías, José María Riobóo y Sergio Rubén Samaniego.

El proceso de consulta

Tras presentar las ventajas y desventajas, se informó que este viernes inicia un proceso de consulta cuyo primer paso es la presentación inmediata de toda la información de los dictámenes a las asociaciones de ingenieros que voluntariamente decidieron a opinar sobre este asunto. La información también se hará llegar a las organizaciones de la sociedad civil y del sector empresarial que lo soliciten.

El segundo paso de este proceso de consulta es que a partir del lunes 20 de agosto, el equipo que participó en el análisis de los dictámenes informará con mayor detalle sobre las dos opciones, a través de los medios de comunicación.

Después, la comisión dictaminadora hablará con los directivos de los medios de información del país para solicitar su colaboración en difundir ampliamente las opiniones que se obtengan de la consulta a organizaciones civiles y empresariales, a más tardar el 5 de septiembre.

El 8 de septiembre se darán a conocer todos los dictámenes recibidos y las opiniones y se presentarán las bases para la celebración de foros de discusión en radio, televisión, periódicos y redes sociales. En este foro, participarán quienes estén a favor o en contra de cualquiera de las dos opciones.

Finalmente, una vez que se haya informado lo suficiente sobre ambas opciones, se realizará una consulta a los ciudadanos en general. Los resultados de la consulta serán la decisión definitiva. El formato será una consulta directa o encuesta nacional y se realizará la última semana de octubre. El resultado tendrá carácter vinculatorio.