Durante sus primeros 100 días de gobierno en Ciudad de México, la administración de Claudia Sheinbaum intervendrá 35 intersecciones viales que registran una gran cantidad de atropellamientos y congestionamiento vehicular.

De acuerdo con Andrés Lajous, secretario de Movilidad de CDMX, las intervenciones consisten en crear infraestructura peatonal, instalar señalamientos y mejorar el sistema de los semáforos.

La finalidad es proteger a los peatones y usuarios de la calle, pero también agilizar el tránsito.

“Este proyecto es de solo 35 intersecciones en los primeros 100 días. En realidad nosotros tenemos identificadas para este año 100 intersecciones”, explica Lajous en entrevista con mexico.com.

Estas son las 35 intersecciones en las que se pondrá orden:

Seguridad vial para todos

Uno de los objetivos prioritarios de la Secretaría, agrega Lajous, es “proteger a los usuarios de la calle”, independiente de la forma en que viajen.

“Todos andamos en la calle de una forma u otra cuando nos movemos. A veces somos peatones, a veces somos automovilistas, a veces somos ciclistas, a veces somos usuarios de transporte público y tenemos que pensar en medidas para protegernos unos a otros”, explica.

Además de las intervenciones en infraestructura, el nuevo gobierno de CDMX planea incidir en el comportamiento de las personas mediante campañas de comunicación y sanciones.

En el primer caso, se puso en marcha la campaña de las 10 Reglas del Buen Conductor, que se difunde en los distintos espacios de publicidad con que cuenta el gobierno.

El segundo elemento, que tiene que ver con cambios de comportamiento a partir de sanciones, son las llamadas ‘fotocívicas’. Estas suplirán a las fotomultas que existían en el gobierno pasado.

¿Cómo funcionan las fotocívicas?

Las fotocívicas estarán basadas en un sistema de puntos ligado al registro de la placa de cada vehículo. Cada placa tendrá 10 puntos, los cuales se irán restando por cada fotomulta que se imponga.

Dependiendo de los puntos que se resten será la sanción correspondiente: desde una advertencia por escrito hasta 10 horas de trabajo comunitario si el propietario de la placa pierde todos sus puntos.

El nuevo programa, de acuerdo con Lajous, no está dirigido a sancionar económicamente porque no tiene sentido sancionar a alguien si no cambia su comportamiento.

“Lo más importante en términos de infracciones al reglamento de tránsito no es la infracción en sí misma, sino son las consecuencias de esas infracciones. Por tanto, nos interesa intervenir en la conducta de los conductores”, explica el funcionario.

Para Lajous, el programa de fotocívicas, además de ser más igualitario, incide en la conducta de los conductores que pueden darse el lujo de pagar más multas económicas y seguir infringiendo el reglamento de tránsito.

“El servicio comunitario puede ser una sanción de hecho mucho más dura para muchas personas por razones de tiempo”, concluye Lajous.