Registros civiles de al menos 7 estados de México permitieron 74 matrimonios de menores de edad, a pesar que sus leyes lo prohíben, revela el último reporte del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (SIPINNA).

El documento indica que en esas entidades se modificaron las leyes entre 2014 y 2015 para prohibir totalmente —sin excepciones o “dispensas”— estas uniones de menores, pero a pesar de ello los registros civiles siguieron casando a niñas y adolescentes.

Datos de 2016 refieren que estos casamientos ilegales ocurrieron principalmente en Oaxaca (30), San Luis Potosí (22), Coahuila (9), Baja California Sur (6), Quintana Roo (4), Jalisco (2) y Yucatán (1).

Otros estados prohibieron el matrimonio infantil sin “dispensas” en 2016, y también registraron este tipo de uniones, pero la información del SIPINNA no establece si fueron antes o después de su reforma. Es el caso de: Estado de México (mil 377 casos), Michoacán (776), Sinaloa (501), Puebla (304), Tamaulipas (277), Ciudad de México (236), Chiapas (253), Campeche (173), Nayarit (73) y Morelos (7).

"En los indicadores vimos que a pesar que ya existía la prohibición, pudimos encontrar matrimonios de menores de 18 años, incluso en los estados que no permiten dispensas. (...) Estos casos podrían adjudicarse a inercia institucional o desconocimiento de la reforma”, nos indica Alejandro López, director del sistema de información del SIPINNA.

Hay otros estados que sí permiten “dispensas”, agrega López, por ejemplo, que los menores necesitan el consentimiento de sus padres para casarse. Es el caso de Guerrero, que en 2016 registró más de 3 mil matrimonios de menores de edad.

Los datos del SIPINNA develan que el matrimonio infantil se redujo considerablemente después que en diciembre de 2014 se publicó Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA), la cual establece como edad mínima para contraer matrimonio los 18 años, aunque algunos estados no han armonizado sus leyes y permiten “dispensas”.

A nivel nacional, 9 mil 871 niñas y adolescentes menores de 18 años se casaron en 2016, refieren las cifras del Sistema.

Alejandro López añade que si bien las cifras van en decremento, existen menores de edad que viven en unión libre, y esa cifra es incluso es mayor de aquellos que se casan.

"Los matrimonios de menores han bajado, vemos esa tendencia en los últimos años, la cual se acentuó en los últimos dos años (con la entrada en vigor de la LGDNNA); sin embargo, todavía existe una proporción mayor de uniones libres”, detalla.

Las razones de estas uniones, señala el funcionario, están relacionadas con factores culturales y con embarazos de niñas y adolescentes.

En 2017, la cifra fue de 11 mil 756 embarazos en niñas de 9 a 14 años, según datos que acaba de difundir SIPINNA.

López agrega que también hay casos de matrimonio de menores de edad por usos y costumbres.

Este ocurre en el municipio de Tlacoachistlahuaca, Guerrero, donde las niñas son vendidas por sus propios padres, atendiendo una tradición mixteca y amuzga de más de 200 años.

“La venta de las hijas es muy común. Tener hijas es muy redituable para ellos (lo padres), porque cuando tengan 12, 13, 14 años las venden”, dijo el entonces alcalde Juan Carmona a Univision Noticias.

En esta región de Guerrero, detalló Carmona, una niña de 12 años es vendida hasta en 350 mil pesos y una mujer mayor de 20 años —que es considerada como “dejada”— cuesta 100 mil pesos. A esto se suman regalos como ganado, cajas de bebidas alcohólicas, cientos de refrescos y decenas de bultos de maíz.

Las proyecciones gubernamentales apuntan a que el matrimonio infantil se reduzca considerablemente hasta casi desaparecer en 2024.