El actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México tiene una saturación de pasajeros y demanda de vuelos, por lo que el actual gobierno decidió iniciar el proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México en el antiguo Lago de Texcoco, el cual ha sido cuestionado por el multimillonaria inversión, además del impacto ambiental por tratarse de una zona lacustre y hábitat de aves migratorias.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo durante su campaña que el gasto en el NAICM era muy elevado, alrededor de 200 mil millones de pesos, y aseguró que de ganar la Presidencia de la República lo iba a cancelar. En vez de ese proyecto, proponía construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía, para resolver el problema de saturación del actual AICM Benito Juárez.

Ahora informó que hará una consulta en la última de octubre, después de un amplio debate en medios, para decidir si continúa el proyecto del NACIM en Texcoco o se estudia la viabilidad del aeropuerto de Santa Lucía. Para ello, dio a conocer un conjunto de documentos y puntos a favor y en contra, incluyendo costos de ambos proyectos. Aquí te presentamos algunos de los principales argumentos.

NAICM en Texcoco

Descripción: El plan maestro proyecta cubrir la demanda de 55 millones de pasajeros —en 2014 se proyectaba en 42 millones— que se prevé que haya en 2021. Contará con tres pistas de operación simultánea.

Inversión: El monto inicialmente presupuestado de 169 mil millones de pesos, que a valor presente serían 195 mil millones de pesos, se ha incrementado por modificaciones al Plan Maestro del aeropuerto a 285 mil millones de pesos, que equivalen aproximadamente, a los 13 mil 300 millones de dólares a que se referían en 2014.

Se tiene una liquidez de 139 mil millones de pesos que permitiría, en caso dado, continuar las obras hasta el primer semestre de 2020. Faltarían contratos por 105 mil millones de pesos.

Tiempo de las obras: Estaba planeado poner en operación el nuevo aeropuerto, primero en 2018 y después de las modificaciones al Plan Maestro, en octubre de 2020.

La empresa Parsons, gerente del proyecto, informa que no estaría listo en 2020 sino en el segundo semestre de 2022. El equipo de AMLO opina que en el mejor de los casos, estaría iniciando operaciones en 2023.

El costo por la cancelación de la obra en proceso en el Nuevo Aeropuerto por las inversiones en Texcoco son del orden de 100 mil mdp, 60 mil por las obras ya realizadas y 40 mil mdp por gastos no recuperables de contratos firmados, dijo Javier Jiménez Espriú, propuesto como secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de López Obrador.

“Implicaría negociaciones con acreedores y contratistas que tendrían un impacto en el Presupuesto 2019 por la aceleración en el pago de los compromisos financieros adquiridos y un posible impacto negativo en los mercados financieros”, dijo Jiménez Espriú en el anuncio hecho este viernes.

Pros

  • Cercanía a la Ciudad de México.
  • Crearía un gran centro de operaciones y conexión.
  • El gobierno ya cuenta con el terreno de 5 mil hectáreas.
  • Hay financiamiento para el 75% de la inversión.
  • Posibilidad de financiar el resto con ingresos los aeropuertos actual y futuro.
  • Tendría una mayor capacidad de pasajeros y vuelos en el lejano plazo.
  • Ya existen proyecto y un avance del 31%.

Contras

  • Mayor costo de construcción, que se ha incrementado de 169 mil millones de pesos en 2014 a 300 mil mdp en 2018.
  • Altos costos de mantenimiento, aún por determinar.
  • Retraso de al menos cuatro años en la construcción.
  • Mayor riesgo en el inicio de las operaciones.
  • Cierre del AICM Benito Juárez de la Ciudad de México y de la Base aérea militar de Santa Lucía.
  • Incremento en las tarifas aeroportarias y su repercusión en el precio del pasaje.
  • Transformación del Lago Nabor Carrillo para convertirse en vaso de regulación de inundaciones por el riesgo aviar y otros impactos ambientales negativos.

La parte técnica

El Grupo Aeroportuario Ciudad de México (GACM) señala que no se requerirá nada en los primeros 8 años. Ingenieros mexicanos difieren con esta postura.

En el asunto sísmico está resuelto el tema de la cimentación de la Torre de Control, el Edificio Terminal, las plataformas y las calles de rodaje, que tuvieron soluciones distintas.

Pero no ocurre lo mismo con la cimentación de las pistas, donde la técnica empleada de precarga, no ha dado los resultados esperados. Y hay discrepancias entre técnicos holandeses e ingenieros mexicanos de la UNAM y CFE.

Aspectos hidrológicos

Incompatibilidad de la operación del NAIM y el Lago “Nabor Carrillo” con su vocación original de hábitat de especies 5 de 9 endémicas migratorias y servicios ambientales ecosistémicos, así como el traslado previo de la Base Aérea Militar y el obligado cierre del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez”

Si el Lago Nabor Carrillo entra al sistema regulador, recibiría aguas negras y por lo tanto se contaminaría, dejando de cumplir sus muy importantes funciones ambientales.

Impacto urbano

Sedatu y GACM no entregado los dictámenes de impacto urbano, conectividad y crecimiento poblacional en la zona.

Litigios

El proyecto enfrenta cuatro litigios: 4 juicios de amparo indirecto, 1 juicio ordinario civil federal y 1 procedimiento de arbitraje internacional, que en general, consideran, que según el GACM, representan bajo riesgo para la continuidad del proyecto.

Uno de los litigios en proceso, lo promueve el Gerente de Proyecto (Parsons), por el cual reclama el pago de 350 millones de pesos, derivado del ajuste cambiario peso-dólar.

Inversiones

Se han hecho inversiones en carreteras por 37 mil 2 millones de pesos, de los cuales 4 mil 555 millones de pesos son inversión pública y el resto privada.

Falta el equipamiento de transporte público en la Ciudad de México (Metrobús, Mexibús, Metro y Tren Exprés) cuya inversión estimada asciende a más de 62 mil millones de pesos, el 50% corresponde al proyecto del tren.

¿Qué hay que hacer?

El equipo de AMLO considera que las obras están sobredimensionadas y que, para los trabajos pendientes, habría que hacer una reconsideración que permitiría abatimiento de costos, ya que falta por invertir en este proyecto 9 mil millones de pesos.

Si se opta por continuar con el NAIM, será importante revisar los costos de construcción pendientes y aplicar un programa radical de ahorro y reducción del gasto.

Se podría recurrir al concesionamiento parcial o total del aeropuerto y su operación.

El monto de inversión actualmente informado por el GACM de 285 mil millones de pesos, se refiere únicamente a la primer etapa (3 pistas, 1 terminal y servicios).


El aeropuerto de Santa Lucía

Descripción: La construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), consiste en dos pistas, una terminal y los servicios necesarios para un aeropuerto internacional complementario, utilizando los terrenos de la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

Pros

  • Conserva el AICM.
  • Implica menor tiempo para el inicio de operaciones.
  • Tiene mejores condiciones de suelo.
  • Tendría menor impacto negativo sobre la Ciudad de México.
  • Se proyectan menores costos de construcción, aproximadamente 70 mil millones de pesos de inversión.
  • Se fortalecería el sistema aeroportuario del Valle de México al contar con dos aeropuertos en lugar de uno.

Contras

La organización MITRE —que surgió del Instituto Tecnológico de Massachussets—, hizo el estudio del espacio aéreo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y ha manifestado que las operaciones simultáneas del AICM y el AISL, no serían compatibles, a no ser que se disminuyera la frecuencia de operaciones, lo que no cumpliría las expectativas de aumentar la capacidad aeroportuaria.

Implicaría la necesidad de trasladar la base militar establecida en los terrenos de Santa Lucía a otros espacios.

Habría complejidades logísticas, que para las empresas aéreas, significan dos aeropuertos separados y sus costos asociados de operación.

Para las empresas aéreas tener dos aeropuertos separados, significa problemas logísticos de operación y costos asociados. Esta situación, conlleva la oposición de las aerolíneas hacia esta alternativa y al apoyo decidido a la construcción del NAIM.

Uno de los elementos de mayor oposición a esta alternativa, no solamente de las aerolíneas, sino específicamente de los pasajeros, es la lejanía que habría entre el AISL con el centro de la Ciudad de México y por las dificultades de interconexión de vuelos que habría con el AICM.

Logística

En los terrenos de Santa Lucía, está establecida la Base Aérea Militar No. 1, sede principal de operaciones de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) y del Plan DN-III. Ahí habitan aproximadamente 7 mil 500 elementos militares y 3 mil familias, con instalaciones educativas, de salud, comerciales, recreativas y deportivas para la población, que deberán ser, en caso de usar los terrenos, reubicadas.

¿Qué hay que hacer?

El equipo de AMLO propone un estudio a profundidad, realizado por alguna agencia internacional de prestigio, para la certificación de la viabilidad y para el rediseño del espacio aéreo del Valle de México, estudio que tomaría unos cinco meses y tendría un costo aproximado de 150 millones de pesos.

Aquí puedes consultar todos los dictámenes que puso a disposición de expertos y todas las personas, Andrés Manuel López Obrador.

¿Y mientras?

Las actuales obras del NAICM no se detienen, pero en vista de la ampliación del plazo para el posible inicio de operaciones, y en espera de la decisión final, se convino posponer algunos contratos que, en caso de continuar la obra deben retomarse, previa revisión detallada, para no ampliar el retraso.

A partir de ahora y hasta el 8 de octubre se fomentará la información y la realización de debates y foros en medios de comunicación para informar sobre las dos opciones.

Lo que no sabemos

Si la consulta, que supuestamente será de carácter vinculatorio, determina que se lleve a cabo en Santa Lucía, aún tendrá que hacerse otro estudio, que implica un costo mínimo de 150 millones pesos y tomaría cinco meses para ver si ese proyecto es factible con las operaciones del actual AICM.

Los empresarios dicen que...

El costo por la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México debe ser analizado a profundidad, indicó el titular del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

De acuerdo con el diario Reforma, el titular del CCE indicó que la posible cancelación del NAICM “tiene costos importantes relativos a la construcción de las dos pistas en Santa Lucía y costos de cancelación de las obras actuales”.

Castañón aseguró que se debe estudiar qué es lo más conveniente en términos de costo beneficio, pero, señaló, no están cerrados a ningún “plan b”.