La evaluación a maestros —elemento que caracterizaba a la reforma educativa del sexenio de Enrique Peña Nieto— quedó eliminada con la promulgación y publicación de la nueva reforma educativa en el Diario Oficial de la Federación. A partir de ahora, las evaluaciones magisteriales solo tendrán fines diagnósticos y no punitivos.

El miércoles 15 de mayo de 2019 por la tarde, el decreto de la reforma educativa —que abroga la implementada en el sexenio anterior— fue publicado en el Diario Oficial de la Federación, después de que una mayoría de Congresos estatales la aprobó tras su respectivo aval de las Cámaras de Diputados y de Senadores federales.

Sobre la evaluación docente, el segundo artículo transitorio de la reforma señala:

“Hasta en tanto el Congreso de la Unión expida la ley en materia del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, queda suspendida cualquier evaluación y permanecerán vigentes las disposiciones que facultan a la actual Coordinación Nacional del Servicio Profesional Docente de la Secretaría de Educación Pública, para proveer las medidas necesarias y dar cumplimiento a los procesos derivados del Servicio Profesional Docente”.

Además, precisa que, a partir de la entrada en vigor del decreto, se abroga la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación.

Indica que las y los maestros tendrán derecho a acceder a un sistema integral de formación, de capacitación y de actualización “retroalimentado por evaluaciones diagnósticas, para cumplir los objetivos y propósitos del Sistema Educativo Nacional”.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) informó en un comunicado que, como parte de la reforma, también se suspenden los procesos de admisión, promoción y reconocimiento hasta que se emitan las disposiciones legales correspondientes y el Congreso de la Unión expida la ley para la creación del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros.

Con información de Notimex