La Guardia Nacional se enfrenta al rechazo de expertos de universidades y de organizaciones defensoras de derechos humanos.

El titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Luis Raúl González; el representante de la ONU, Jan Jarab y expertos de la Universidad Autónoma de México (UNAM) y Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), Pedro Salazar y Alejandro Madrazo, respectivamente, expusieron su oposición al cuerpo de seguridad planteado por el gobierno federal para enfrentar al crimen organizado.

En cada una de sus intervenciones en el foro organizado en la Cámara de Diputados, los expertos opinaron que este nuevo grupo de seguridad podría poner en riesgo los derechos humanos, además de debilitar las corporaciones civiles.

El ombudsman nacional sostuvo que la Guardia Nacional representa una respuesta parcial, incompleta y sesgada a la violencia e inseguridad.

Según los especialistas, el modelo que se establece en el proyecto de la Guardia Nacional no responde a los parámetros establecidos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El representante de la ONU sostuvo que con la propuesta de reforma la “participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad que se concibe no sería extraordinaria, pues normaliza lo que debe ser excepcional” y ofreció el apoyo del organismo multinacional.

“Muchos estudios académicos han demostrado que cuando intervienen las fuerzas militares en tareas de seguridad aumentan los muertos y desaparecidos frente a los detenidos y procesados”, señaló el director del Instituto de Investigaciones Jurídicas Pedro Salazar, quien agregó que la Guardia Nacional implica la militarización del país.

Mientras que el investigador del CIDE sostuvo que el cuerpo de seguridad planteado “socava” la Constitución y consideró que no funcionará debido a que la militarización “exacerba” la violencia.