El Congreso de la Unión inició este martes las consultas públicas sobre la Guardia Nacional, un grupo conformado por policías militares, navales y de la policía federal, propuesto por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para combatir al crimen organizado en el país.

Crear la Guardia Nacional implica una reforma en materia constitucional que otorgaría a las fuerzas armadas facultades en materia de seguridad pública, algo que confiere a fuerzas de seguridad federal, a los estados y municipios.

El Congreso de la Unión dejó fuera la discusión de la Guardia Nacional en diciembre pasado, algo que lamentó el presidente Andrés Manuel López Obrador. Pero se prevé que haya un periodo extraordinario para su discusión y posible aprobación.

El presidente quiere crear una corporación con al menos 50 mil elemento, entrenados por el ejército y bajo su mando para garantizar a seguridad en un contexto donde el 2018 ha sido el año con mayor número de homicidios dolosos en la historia reciente de México con 30 mil 499 homicidios dolosos al 30 de noviembre, en contraste con los 28 mil 866 casos registrados en todo el 2017, lo que representa un aumento del 5.6%.

Analistas y organizaciones de la sociedad civil han planteado dudas sobre la estrategia de seguridad de AMLo, ya que consideran que implica una militarización de la seguridad, lo que ha provocado más violencia y más homicidios, como ocurrió en el gobierno de Felipe Calderón. Pero el presidente López Obrador asegura que no son iguales.

OjO AQUÍ: No somos iguales a otros gobiernos en estrategia de seguridad, dice Durazo

El mayor problema de seguridad para el presidente López Obrador es el robo de combustible, o huachicoleo, el cual suma 60 mil millones de pesos al año, por lo que en diciembre ordenó que el ejército se haga cargo de la vigilancia en 58 instalaciones de Pemex.

Las audiencias concluyen el sábado 12 de enero en la Cámara de Diputados, con la participación de gobernadores, alcaldes e ciudades con altos índices delictivos, como Acapulco, académicos, así como organizaciones de la sociedad civil.

Se prevé que el 15 inicie el periodo extraordinario en el congreso.

Bienvenida la Guardia Nacional.- Conago

El presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores, Alejandro Moreno, gobernador de Campeche, se pronunció en favor de la Guardia Nacional, no sin dejar de lado la capacitación de las policías municipales y estatales.

La Guardia Nacional no debe ser una institución clonada de las fuerzas armadas, ni llevar a la militarización del país, dijo.

Las Fuerzas Armadas no van a solucionar el problema de la inseguridad

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, reconoció que las Fuerzas Armadas han sido un pilar fundamental y han ayudado en mucho al problema de la inseguridad en el país. Sin embargo, ya llevan así 12 años y el problema no se ha resuelto.

“La responsabilidad de garantizar la seguridad pública es de los civiles y de los cuerpos de seguridad bajo el mando de los civiles”, dijo Aureoles. También alertó que es riesgoso destinar a las dos instituciones con mayores niveles de aceptación entre la sociedad a labores de seguridad, pues representen el último asidero y pueden terminar por desgastarse.

Se pronunció en favor de un marco legal que permita la actuación de las fuerzas armadas, pero pensar que así vamos a resolver el problema de la seguridad, es falso, dijo. ""so no se va a resolver con el ejército y la marina".

Aureoles, así como el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, se pronunciaron en favor de la Ley de Seguridad Interior, invalidada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 2018.

El gobernador de Guerrero expresó que es urgente la creación de la Guardia Nacional, pero habrá que poner atención en los detalles de la legislación.

Hizo énfasis en que la inseguridad no es un problema de ideologías y que el crimen organizado no se fija en límites de estados ni partidos, no respeta derechos humanos.

Movimiento Ciudadano exige conocer las leyes reglamentarias

El coordinador de los senadores de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, dijo que sería un acto de ingenuidad política el aprobar una reforma constitucional sin conocer lo detalles de las leyes reglamentarias.

Se pronunció en favor de la defensa del federalismo y dijo que de no conocer las leyes secundarias “no habrá camino qué recorrer”.

Hizo un llamado a los gobernadores que quieren tener una buena relación con el gobierno federal a que actúen con altura de miras y que no obliguen a sus legisladores a votar por condigna.