La Secretaría de Energía (Sener) revisa los contratos que Petróleos Mexicanos Transformación Industrial (TRI) concedió de forma directa a las empresas Ai Liquide México y Gazsur para abastecer de hidrógeno a las refinerías de Tula y Cadereyta por 20 años.

De acuerdo con la investigación, Pemex acordó que las empresas usaran sus terrenos, instalaciones y suministros de gas natural. Así se garantizaba a eficacia de la conversión de gas natural a hidrógeno, el abasto a bajo costo y la reducción de paros no programados, reportó El Universal.

La refinería de Madero, Tamaulipas, fue concedida directamente a Liinde Gas North America.

La compra de hidrógeno es mensual con pagos de 2.7 millones de dólares; un millón 470 mil a Air Liquide México, 644.6 mil dólares a Gazsur y 774 mil dólares a Linde Gas North America, según el diario.

La investigación se suma al expediente sobre sobornos de Odebrecht a Pemex, así como a los casos de funcionarios ligados al robo de combustible.