Entre acusaciones y chistoretes, los candidatos presidenciales sortearon el tercer y último debate sin responder una gran pregunta: ¿cómo van a hacer viables sus propuestas sin una mayor carga fiscal?

Aunque los moderadores fueron insistentes en sus cuestionamientos, los aspirantes recurrieron una y otra vez a respuestas genéricas, aunque en temas como educación, salud y medio ambiente sí fijaron algunas posturas y planes de acción.

Te presentamos un recuento de lo dicho y lo no dicho.

Entonces... ¿todo lo que han prometido implica más impuestos?

Una de las preocupaciones expresadas en redes sociales fue si todo lo que han propuesto lo van a pagar con más impuestos.

Ricardo Anaya, de la Coalición Por México al Frente, aseguró que no, que todo se va a arreglar con un ajuste al gasto y aumentar la inversión. De ahí —respondiendo a regañadientes las preguntas del moderador Carlos Puig— se fue a su propuesta para duplicar el salario mínimo y que a todas las personas que ganen menos de 10 mil pesos al mes no paguen el Impuesto Sobre la Renta.

Andrés Manuel López Obrador, de la Coalición Juntos haremos Historia, respondió lo que ya ha dicho antes: que va a combatir la corrupción y con un plan de austeridad espera obtener al menos 600 a 800 mil millones de pesos sin tener que aumentar impuestos ni deuda ni gasolinazos.

“Hay que liberar los fondos que hoy se van por el caño de la corrupción”, dijo, ” y hay que cortar el copete de privilegios de los altos funcionarios”. Su respuesta para enfrentar la política arancelaria dice que hay que fortalecer el mercado interno.

Fuga de cerebros

Cuando la moderadora Gabriela Warkentin preguntó a los candidatos qué harán para frenar la fuga de cerebros, López Obrador ofreció dar más becas porque hay muy pocas para los los 30 mil integrantes del Sistema Nacional de Investigadores.

Pero el resto de los candidatos aprovechó el momento para lanzarse acusaciones y críticas.

Medio ambiente y cambio climático

Los candidatos respondieron que la solución es reforestar y aplicar energías verdes o instalar paneles solares para ahorrar en el gasto de energía de los hogares, pero dejaron de lado los conflictos que ha habido por las plantas de energía eólica en algunos estados.

Salud

Tratamiento gratuito para los pacientes con diabetes y eliminar el Seguro Popular fueron las respuestas de López Obrador, mientras que Anaya propuso crear un expediente electrónico como un paso previo para que todos los sistemas de salud trabajen de forma coordinada sin desparecerlos para evitar crear una institución demasiado grande.

¿Cómo combatir la pobreza?

El moderador Carlos Puig lanzó la pregunta de uno de los problemas más graves: cómo combatir la pobreza en un país con casi la mitad de mexicanos en esta situación y donde hay 6 mil 489 programas sociales.

Anaya lanzó su propuesta de un Ingreso Básico Universal y que la mejor política pública es que las personas tengan un empleo bien pagado, dar educación de calidad, salud e infraestructura de servicios básicos.

López Obrador contestó que combatiendo la corrupción y garantizando empleo a todos.

Pero el candidato de la Coalición Todos por México, José Antonio Meade, sólo dijo que él sacó a 2 millones de mexicanos de la pobreza y lanzó críticas a López Obrador de cuando fue Jefe de Gobierno de la Ciudad.

La educación

En este tema, tres de los cuatro candidatos coincidieron en que la Reforma Educativa no ha sido aplicada de forma adecuada y mostraron su apoyo y disposición de dialogar con el sector magisterial, que en los últimos días ha tenido a las principales avenidas de Ciudad de México en jaque.

Anaya dijo que el problema a nivel secundaria es de cobertura, señaló que se gasta tres veces más en evaluación que en capacitación y criticó el gasto excesivo en publicidad por parte del exsecretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, hoy coordinador de la campaña de Meade.

Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, dijo que no hay que "endilgarle" todo a los profesores y que los padres de familia también se tienen que hacer responsables de sus hijos.

López Obrador dijo de plano que va a cancelar la reforma educativa a través de una iniciativa enviada de ley que enviaría al Congreso.

Mientras que Meade dijo que hay que empezar por mejorar la calidad desde el preescolar para llegar a un mejor nivel a la secundaria e insistió en que la preparatoria es la puerta a empleos mejor pagados. “El nivel preparatoria es el que nos va a abrir las mayores oportunidades”.

Pero nadie dijo una propuesta clara respecto a los alumnos o las condiciones de las escuelas.

¿Cuál fue el mejor debate?

El tercer y último debate abarcó temas complejos como el de impuestos, salud y educación

En la opinión de Carlos Bravo Regidor, analista político y profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas, algunas respuestas fueron "magras".

"Se sintió un debate muy apretado", comentó. "Las respuestas me parecieron magras, que quedaron a deber casi a todos lo casos, a veces no contestaban lo que se les estaba preguntando", dijo Bravo Regidor.

Aunque López Obrador es un candidato al que "no le fue dado el don de la elocuencia" y es "el más limitado al explicar sus propuestas, desarrollar, argumentos, ideas y citar evidencia".

"En el caso de Anaya, sí tiene ideas innovadoras", como ejemplo, citó su propuesta de política social. "Él sí tiene una idea de una política social que le ayude a la gente salir de la pobreza no nada más de hacerle la pobreza un poco más tolerable".

El problema en su caso, dijo, es que sus propuestas como la del campesino que pueda revisar en su celular el precio de sus cosechas no son realistas en México, donde muchos de ellos viven en extrema pobreza.

En el caso de José Antonio Meade "siempre tiene la cifra precisa, siempre tiene le término técnico correcto, pero no comunica, no conecta, no representa".