El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, reconoció que el problema de inseguridad en el país es más grave de lo que imaginaba, lo que lo orilló a tomar la decisión de crear la Guardia Nacional.

En entrevista en el programa de Tercer Grado, dijo que el problema de la corrupción es mucho más grave.

Adelantó que este domingo va a tener un encuentro con elementos del Ejército y les va a pedir que "se defienda al pueblo y que no se le violen los derechos humanos a los mexicanos”.

Denise Maerker le preguntó sobre el relevo del ejército de las labores de seguridad y qué pasaría con el fortalecimiento de las policías estatales y municipales.

“No quiere simular”, respondió. “Quiero que se reforme la Constitución para que esta fuerza pueda ocuparse de la seguridad interior y de la seguridad pública”.

Cuestionado por el periodista René Delgado sobre qué lo hizo tomar la decisión de hacer uso del ejército para combatir la inseguridad, dijo que fue el número de los casos de personas con familiares desaparecidos, las solicitudes de protección, la desconfianza en las policías locales y la falta de un plan de seguridad.

“El desastre que hay lo relacionado con lo policiaco, un verdadero desastre”, dijo. La Policía Federal se hospeda en hoteles, no tienen cuarteles, no hay disciplina y no hay profesionalismo.

“La policía ministerial igual, las policías estatales, con excepciones honrosas, las policías municipales muy echadas a perder”, agregó.

Pero el problema de la inseguridad lo va a resolver con una política económica distinta, señaló. “El 80% de la estrategia para garantizar la paz y la tranquilidad va a depender la política económica y la política social”.

Hay 16 millones de jóvenes en pobreza sin opciones de educación ni empleo, dijo, y si no los atendemos ni garantizamos el derecho al estudio y al trabajo, pues aunque tengamos un policía en cada esquina, el problema va a seguir.

Las consultas

AMLO dijo que las consultas seguirán en su gobierno y que son necesarias para reafirmar sus promesas de campaña ante las críticas “de los conservadores” por cancelar el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco.

En entrevista en el programa Tercer Grado, de Televisa, López Obrador adelantó que todos los temas que se van a someter a consulta este 24 y 25 de noviembre ya tienen proyecto ejecutivo, incluyendo el Tren Maya.

Sobre el Tren Maya, dijo que tendrá un costo aproximado de 150 mil millones de pesos, una extensión de mil 500 kilómetros, de los cuales 800 serán sobre la línea del tren que ya existía en el sureste desde la época del presidente Miguel Alemán.

Pusieron una camisa de fuerza a Texoco

AMLO fue cuestionado por la periodista Denise Maerker sobre su decisión de cancelar el NAIM en Texcoco.

López Obrador respondió que antes de la consulta, los inversionistas habían comprometido más inversión a través de una Fibra para que funcionara como “camisa de fuerza” y no se pudiese cancelar.

“Una de las trampas que aplicaron los que estaban a favor de la construcción del aeropuerto de Texcoco fue que trataron de blindar la obra otorgando un mes antes una Fibra o promoviendo una Fibra, es decir, la venta de acciones para que fuese una especie de camisa de fuerza y que no pudiésemos hacer nada”, dijo.

Señaló que se trató de bajar el número de pasajeros en el Aeropuerto de Toluca con el fin de saturar el aeropuerto Internacional Benito Juárez. “Ese aeropuerto llegó a tener 4 millones de usuarios y lo bajaron a 600 mil”, aseguró.