El excandidato presidencial del PAN, Ricardo Anaya, fue exonerado por la Procuraduría General de la República (PGR) por el supuesto delito de lavado de dinero, que se le imputó durante la campaña en 2018.

Dos días antes de que concluyera la administración de Enrique Peña Nieto, el 28 de noviembre de 2018, el expediente del caso determinó absolución definitiva, reportó Reforma.

“No existen datos de pruebas suficientes aún de manera circunstancial que permita acreditar el hecho con apariencia de delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita”, dice el expediente, según el diario.

El 21 de febrero de 2018, durante campaña presidencial, la PGR informó que desde el 26 de octubre de 2017 existían denuncias por posible lavado de dinero, relacionado con la venta que hizo Anaya con una nave industrial al empresario Manuel Barreiro.