Para llegar al trabajo, a la escuela o ir a hacer trámites, atender los cuidados de su familia, o todo —casi— al mismo tiempo, las mujeres en Ciudad de México se desplazan principalmente en microbuses y caminando, refiere un nuevo diagnóstico de la Secretaría de Movilidad (Semovi) capitalina.

Con esta información, la Semovi anunció este jueves un ambicioso plan de movilidad con perspectiva de género, que pretende entre otras cosas, capacitar, sensibilizar y “hacer aliados” a los operadores de transporte público; entre ellos a los choferes de microbús, uno de los principales medios de transporte que utilizan las mujeres, pues en estas unidades ellas realizan 34.2% de sus viajes.

OJO AQUÍ: De miradas a arrimones: el acoso a mujeres en el transporte de CDMX

El secretario de Movilidad, Andrés Lajous, así como Gabriela Rodríguez, titular de la secretaría de las Mujeres y Nadjeli Babinet, coordinadora de Plan Estratégico de Género, tienen en mente usar como herramienta un estudio del Banco Mundial para “deconstruir las masculinidades —incluso tóxicas— de los operadores de transporte público”.

La Semovi quiere utilizar una iniciativa llamada ¡Hazme el paro! del Banco de Mundial para lograr combatir el machismo de los choferes e incluso capacitarlos con un protocolo de atención a víctimas de violencia sexual.

¡Hazme el paro! es una iniciativa que fue lanzada como proyecto piloto en 2016, en el corredor Revolución, ubicado al sur de Ciudad de México.

Los tres elementos principales del programa fueron: capacitar a los conductores en temas de género, violencia y en estrategias de respuesta ante el acoso; crear una aplicación móvil con un botón de pánico para denunciar el acoso, georreferenciarlo y alertar a las autoridades; y una campaña publicitaria e informativa de prevención y reacción al acoso dentro de los autobuses.

El modelo de sensibilización de este proyecto contempló que los conductores asistieran a talleres de capacitación, donde se reforzaron conceptos de género, se les enseñó cómo actuar ante la violencia y se les explicó que algunas actitudes, que en muchos casos ellos han normalizado, en realidad son actos de violencia.

Con esa experiencia previa, y con la información de los resultados, ahora la Semovi junto con la Secretaría de las Mujeres y la Secretaría de Educación capitalina buscan dar seguimiento, incluso con los concesionarios de transporte público.

“En la Secretaría de las Mujeres tenemos un programa especial y lo vamos a extender a toda la ciudad, junto con Jóvenes por la paz en contra de la violencia, Semovi y con la experiencia que tenemos vamos a deconstruir las masculinidades, y volver a construir”, dijo Gabriela Rodríguez.

El titular de Semovi, Andrés Lajous, explicó que actualmente existe una fuerte relación entre las autoridades y los concesionarios de transporte y con ese acercamiento van a buscar plantear los temas de género, “como lo hicimos con el proyecto del Banco Mundial (¡Hazme el paro!)".

El secretario agregó que este combate al machismo de los operadores de transporte, no solo será para el centro de CDMX, sino también para la periferia y se trabajará con rutas del Estado de México que entran a la capital.

El diagnóstico de la Seduvi cita una encuesta de OnuMujeres donde se encontró que de las 3 mil 214 mujeres entrevistadas, el 88.5% había sufrido algún tipo de violencia sexual.

De acuerdo a la encuesta: en el Metro (16.1%), en la calle (15.5%), en microbús (11.4%) y en los paraderos (8.1%).

Los principales agresores son: hombres desconocidos (89.2%), operadores de transporte (4.7%) y en menor medida policías (3.3%).

Las agresiones que más se presentan en estos lugares son: miradas morbosas, 71.4%; ‘piropos’ 70%; se le recargaron en el cuerpo con intención sexual 51.1%; palabras ofensivas 49.2%; le hicieron sentir miedo 39.9%; tocaron o manosearon 35.2%; le dieron una nalgada 23%; le susurraron cosas al oído 19.9; le hicieron propuestas sexuales no deseadas 14.4%; entre otras.