La administración del expresidente Enrique Peña Nieto gastó un billón 823 mil millones de pesos adicionales a lo que originalmente estaba previsto, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

El gobierno de Peña Nieto estimó gastar 20.7 billones de pesos, sin embargo, erogó 22.5 billones, es decir, una variación del 9%.

De acuerdo con la investigación del Imco, las cuentas públicas no reflejan los presupuestos aprobados por la Cámara de Diputados.

"El Poder Ejecutivo no tuvo un contrapeso que vigilara el gasto público”, señala.

El instituto también estimó que la deuda adquirida durante el periodo de 2013-2018 fue de 2 billones 930 mil millones de pesos, por lo que ascendió a 8 billones 315 mi 863.8 millones de pesos, es decir, 35.3% del PIB.

Además, determinó que en el sexenio pasado se dejaron de ejercer 149 mil millones de pesos en inversión pública, un 25% menos de lo aprobado.