Yasmín Esquivel y Celia Maya, candidatas a ser ministras de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, dejaron al descubierto su postura conservadora en materia de aborto y adopción entre parejas del mismo sexo durante sus comparecencias en el Senado de la República.

La abogada Yasmín Esquivel, cuya postulación ha sido cuestionada por ser esposa del empresario José María Riobóo —uno de los contratistas del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en la Ciudad de México—, fue cuestionado por la legisladora Indira Rosales sobre el aborto, a lo que Esquivel contestó que “está a favor de la vida”.

“Evidentemente yo estoy a favor de la vida; sin embargo, no es un tema ni personal ni ético, es un tema donde tenemos que ajustarnos a lo que la legislación haya establecido”, señaló la aspirante a ministra de la Suprema Corte, quien indicó que el máximo órgano de justicia del país debe apegarse a lo que se legisle en los estados sobre el aborto, pues son los diputados locales quienes tienen un mayor contexto del entorno y, dijo, cada caso debe ser estudiado.

Sobre la adopción entre parejas del mismo sexo, Esquivel indicó que es un tema que deberá ser estudiado por las instancias correspondientes.

En tanto, Celia Maya, quien en 2015 contendió por la candidatura de Querétaro por Morena, aseguró que “el entorno del niño" le preocupa.

“A lo mejor ellos van a ser excelentes papás, no lo dudo, a lo mejor demuestran que tienen condiciones emocionales y todo, pero ¿cómo controlamos el entorno del niño? Me preocupa", indicó Maya.

Pese a su planteamiento inicial, Maya aseguró que si algún día tuviese que resolver un caso similar tendría que estudiarlo.

“Un día que tenga el caso concreto tendremos que verlo y resolverlo, pero por hoy yo pienso en que definitivamente tenemos que pensar en el menor, cómo lo vamos a afectar”, dijo la aspirante a ministra propuesta por López Obrador.

Desde 2016, la Suprema Corte de Justicia emitió una jurisprudencia en donde señala que ni la preferencia sexual ni el tipo de familia es un punto determinante para concretar una adopción.