Aunque 2030 aún se vea lejano, para la NASA significa una cuenta regresiva para enviar a su primera misión tripulada a Marte y, para ello, es muy importante darle a los astronautas las condiciones adecuadas para vivir y trabajar en el planeta rojo.

Es por ello que la NASA abrió una convocatoria bastante peculiar en 2016, esta llamaba a diseñadores e ingenieros a crear las primeras estructuras que servirán como casa habitación y laboratorios a los científicos. Luego de un proceso de casi dos años, la institución dio a conocer a los cinco finalistas de este concurso en el que uno de los requisitos era utilizar tecnología de impresión 3D para la construcción.

Los cinco finalistas del 3D-Printed Habitat Centennial Challenge presentaron proyectos que resolvían problemas como el del transporte y almacenamiento de materiales en Marte, además de que lo más importante era construir un nuevo hábitat en el que vivirán los tripulantes de la misión.

Se recibieron 18 trabajos, los cuales fueron elegidos por un jurado integrado por expertos de la NASA, académicos de la Bradley University y especialistas en construcción y diseño. Estos fueron los cinco finalistas de este reto que llevará su trabajo hasta Marte.

Team Zopherus

El equipo originario de Rogers, Arkansas basó su diseño en patrones de la fisionomía de las arañas: proponen una máquina que escaneará el terreno del planeta para determinar en donde se instalará la hábitat de la misión, una vez elegido se encargará de regular la presión para comenzar a imprimir con un material compuesto de hielo, óxido de soio y roca marciana.

AI. SpaceFactory

Este equipo basado en Nueva York, presentó una estructura ovoide que imita la forma de un huevo, integrada por un escudo doble para combatir las temperaturas extremas del planeta. Los materiales con los que se construiría esta propuesta comprenden fibra de balsalto, extracto de roca marciana y un bioplástico renovable fabricado con plantas que podrían ser cultivadas por los habitantes de la estructura.

Kahn-Yates

Kahn-Yates, de Jackson, Mississippi, propusieron estructuras oblongas —que minimizarán el efecto de las tormentas de arena— con un domo perforado que permitirá que la luz natural entre a la estructura la cual llegará al planeta rojo prefabricada y será reforzada con capas de polietileno de alta densidad.

SEArch+/Apis Cor

Este proyecto, también originario de Nueva York, busca aprovechar la luz natural del exterior y, a su vez, proteger a los habitantes de la estructura de los efectos de la radiación. Esta propuesta está muy enfocada a hacer sentir a la misión en un entorno no muy diferente al de una casa en la Tierra, esto influiría de manera positiva en el estado de ánimo de las personas.

Northwestern University

La universidad ubicada en Evanston, Illinois presentó una propuesta de moldes para imprimir las casas y laboratorios de los científicos: se trata de una doble capa con cubierta por una cúpula parabólica externa.

Estos cinco finalistas tienen un presupuesto de 100 mil dólares —que deberán divirse— para presentar sus modelos a escala de sus propuestas en 2019.

En un comunicado de la NASA Monsi Roman, gerente de programa de Centennial Challenge comentó que se sienten “entusiasmados de ver el éxito de la diversidad de los equipos a los que llegó la competencia, cada uno con su propio estilo. Ellos no solo están diseñando estructuras, están diseñando hábitats que permitirán que nuestros exploradores espaciales vivan y trabajen en otro planeta. Estamos entusiasmados de ver cómo cobran vida los diseños mientras avanza la competencia”.