Los sistemas parcialmente autónomos podrían ser la ventaja que catapulte a Telsa, tanto que Elon Musk está personalmente involucrado en probar y depurar el avanzado sistema de piloto automático que utiliza una gran cantidad de cámaras y sensores para controlar la velocidad, el frenado y la dirección del vehículo.

Andrew J. Hawkins, periodista de The Verge, tuvo la oportunidad de viajar en uno de estos coches y probar el sistema “Navigate on Autopilot”, la última actualización (y versión beta) del Modelo 3 de Tesla que dirige al automóvil sugiriendo y haciendo cambios de carril y tomando proactivamente las salidas.

Navegar en el piloto automático es una mejora sutil, pero importante. Hawkins asegura que es sorprendente la manera en que el Autopilot ha evolucionado de ser una herramienta pasiva que ayuda a aliviar el estrés del tráfico en las carretera a una que participa de manera más activa en las tareas centrales de la conducción.

Aún con en un coche autónomo, el conductor sigue siendo responsable del automóvil en todo momento.

Andrew J Hawkins

El Modelo 3 incluye una pantalla central en que se despliega un mensaje al activar la función por primera vez: “Navegar en el piloto automático no hace tu Modelo 3 autónomo”. En 2016 Tesla eliminó por completo la opción de “autoconducción completa” de su sitio web, porque la compañía dijo que los consumidores lo encontraron confuso.

Por primera vez han incluido datos de mapeo en el piloto automático. Lo interesante es que además de ofrecerte la asistencia vial a la que cualquier usuario de aplicaciones está acostumbrado, con el permiso del conductor, ejecuta las instrucciones que sugieren sus mapas.

Es decir, que el piloto automático es una especie de aprendiz que retoma experiencias de manejo que hace el propio conductor.

View this post on Instagram

#Model3

A post shared by Tesla Model 3 (@tesla_model_3) on

En versiones anteriores del piloto automático, el conjunto de sensores del vehículo (ocho cámaras, 12 sensores ultrasónicos, radar y el “cerebro” de la computadora del automóvil) ejecutaba todas las funciones principales, como poner la direccionales, mantenerse en el mismo carril y el controlar la velocidad constante para el tráfico. Esa información es recopilada en tiempo real y se compara con los terabytes de los datos de mapeo que Tesla tiene de los cientos de miles de vehículos que tiene hoy circulando en Estados Unidos.

Además, Navigate on Autopilot se puede personalizar acorde a las preferencias de un conductor, estas incluyen cuatro configuraciones para cambios de carril basados ​​en la velocidad: deshabilitado, menor, promedio o Mad Max.

Manejar con el piloto automático de Tesla es como Waze con esteroides. 

Andrew J Hawkins

El único pero...

De acuerdo con la experiencia de Andrew, a Tesla aún le falta una característica de seguridad crítica: la supervisión activa del controlador, por ahora solo requiere que los conductores apliquen fuerza al volante para indicar que mantienen el control del vehículo. No obstante, los ingenieros de Tesla pretenden robustecer los sistemas de monitoreo de controladores robustos, pero los incorporarán hasta asegurarse de que funcionen bien y que no sean muy costosas.

Y si llegas a probar un Modelo 3 considera que las bifurcaciones de carriles puede hacer que el auto se tambalee y no tome una decisión rápida, por ello, como conductor debes estar atento durante todo el recorrido.