No son lejanos los tiempos en los que los juegos de Facebook tuvieron una gran popularidad: Todos o gran parte de nuestros conocidos nos invitaban a jugar Angry Birds, Candy Crush, PetVille y Ninja Saga, entre otros.

Tampoco esas historias donde leíamos que menores de edad habían gastado enormes cantidades del dinero de sus padres para conseguir poderes que les ayudaran a subir de nivel en el juego.

La noticia hoy es que Facebook sabía que los niños estaban vaciando las tarjetas de sus padres en juegos sin permiso, pero no solo eso sino que la compañía no hizo nada para impedirlo, revelaron documentos judiciales obtenidos por el sitio Reveal News.

Estos documentos forman parte de una demanda colectiva contra esta red social, en la que se anexaron conversaciones internas, estrategias secretas y correos electrónicos de empleados, como prueba de que Facebook presuntamente alentó a los desarrolladores de juegos a permitir que los niños gastaran dinero sin permiso.

La empresa llamaba internamente a esta práctica “fraude amistoso”. Los documentos señalan que un equipo de empleados desarrolló una estrategia para impedir esta práctica, pero la empresa no la implementó.

Los documentos también señalaron que a veces los niños no sabían que estaban gastando dinero real. Pero los empleados de Facebook sí.

Sus propios informes mostraron que los usuarios menores de edad no se dieron cuenta de que las tarjetas de crédito de sus padres estaban conectadas a sus cuentas de Facebook y que estaban gastando dinero real en los juegos, de acuerdo con los documentos sin sellar, informó Reveal News.